PEDIR EN LINEA

Si la lasagna está fresca (descongelada):

  1. Precalienta el horno en 180 grados.
  2. Una vez caliente, mete al horno la lasagna durante 15 a 20 minutos (la familiar, las más pequeñas demoran menos).
  3. Sácala del horno y sírvela de inmediato.

¡A disfrutar!

Si la lasagna está congelada, lo óptimo es descongelarla dentro del refrigerador de un día para otro. Si quieres acelerar el proceso, puedes ponerla en el horno a 80 grados por 10 a 20 minutos, verificando que ya no esté congelada al centro. Luego subes la temperatura a 180 y horneas de 15 a 20 minutos (hasta que se gratine el queso y veas burbujas).

Nuestras pastas más populares